Lío de Faldas


Hoy les vengo a contar un cuento, en donde afortunadamente solo soy una simple espectadora y no personaje principal. Les vengo a contar acerca de 3 actitudes de las cuales todas dejan una lección. Como toda historia interesante, incluye un lío de faldas. Un héroe, un villano y una damisela, que se “rescata” sola.

Haré una resumen de los hechos rápidamente y es la que la cuestión va así:

Sujeto A y Sujeto B eran amigos. Sujeto B sentía un afecto especial por Sujeto A, queriendo ser más que amigos, sin embargo, al Sujeto A no le interesó más que la linda amistad que existía entre su persona y Sujeto B. Hasta ahí todo va bien, hasta que entra a la escena Sujeto C. Sujeto A y Sujeto C no sé conocían, pero tenían muchos conocidos en común, entre ellos Sujeto B. Cuando Sujeto A entra en conocimiento de Sujeto C, sé da cuenta que entre Sujeto B y Sujeto C existe una conexión y podía crear una puerta para que Sujeto A y Sujeto C comenzaran a salir. A Sujeto B no le pareció en lo absoluto la idea y comenzó a despotricar contra Sujeto C. La desinformación fue tanta que Sujeto A no se confió de lo que Sujeto B le decía y decidió confirmar los oprobios, para darse cuenta de que nada era cierto. Como la vida es perfecta y las cosas siempre funcionan para los que obran bien, Sujeto A y Sujeto C terminaron juntos. Las mentiras de Sujeto B quedaron totalmente al descubierto y éste quedó excluido.

Aunque sé que si entrara en detalles y diera los nombres de los sujetos, este chisme sería MUCHO más jugoso, ese no es el punto. El punto es dejar una lección. Sujeto B pudo haber actuado de muchas maneras distintas siendo honorable. No tenía por qué inventar cosas acerca de Sujeto C; pudo haber dicho miles de verdades, que pudieron o no disuadir a Sujeto A de su interés por Sujeto C. Pudo haber demostrado su calidad humana y su integridad, pero decidió tomar un camino muy diferente y todo le explotó en la cara.

Creo que hoy en día, vemos la verdad como un lujo y no como una necesidad; un bien común que debe de ser protegido con todos los instrumentos que tengamos a la mano. Hemos llegado al punto que vivimos de “mentiritas blancas” para poder conseguir lo que queremos, sin saber el daño que estamos causando a otros, incluso a nosotros mismos. Creo que ser honorable y actuar siempre diciendo la verdad, sin importar las consecuencias que esto pueda acarear, es la mayor de las cualidades que podemos tener. No podemos denigrar la reputación de otro solo porque no nos parece que a éste le pueda ir mejor que a nosotros. Y lastimosamente, hoy en día eso es lo más común.

Si B (villano) no hubiera mentido, pudo haber conservado la amistad que ya tenía, haciéndola crecer aún más. Si A (damisela que se rescata sola) hubiera hecho caso a los comentarios de B, nunca hubiera conocido la verdad acerca de C. C (héroe) actuando correctamente consiguió desmentir las aseveraciones de B en su contra.

Así que la lección es obra bien, di la verdad y la vida te recompensará mucho más allá de lo que pudiste imaginar sin importar los líos que se te presenten, incluidos los líos de faldas. Y colorín colorado este cuento se ha acabado.
¡Feliz Viernes! 😊

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s