Thanksgiving (Sangivin)

Desde que escribo El Viernes de Nicole, dedico el cuarto viernes de cada noviembre al Día de Acción de Gracias. Es de mis días favoritos porque aparte de la gratitud y lo que significa ese día para mi, da inicio oficialmente a la temporada navideña. Después de ese jueves, comer delicioso recalentado es aceptable hasta el 7 de enero. Mi papá cocina unos chícharos, que son la cosa más deliciosa del mundo y solo los hace para ese día en específico. En mis Viernes de Nicole de otros años siempre hablo de la importancia de la familia, los amigos, las tradiciones, de mi experiencia personal en cada día de acción de gracias. Y también cómo desde muy chiquita se me inculcó el valor de este día. 
Desde que comenzó noviembre sabía el tema de este Viernes de Nicole. No me importaba ser repetitiva porque honestamente creo que no le damos suficiente reconocimiento a lo bendecidos que somos con nuestras familias, amigos y de todo lo bueno que tenemos. Les iba hablar de mi deliciosa y espectacular cena entorno a mi bella familia. Sin embargo, durante la semana escuché el testimonio de un sobreviviente de cáncer. El señor explicaba la ironía de que realmente su vida comenzó después de haber sobrevivido al cáncer. Este hombre relataba que aunque llevaba una vida con muchos bienes, familia hermosa y trabajo exitoso, siempre buscaba más. Siempre había algo que no estaba bien, todo parecía estar incompleto. 
Cuando fue diagnosticado con un cáncer voraz en su estómago, la vida cambió por completo. Su vida de éxitos y de logros entró en pausa, ya no era esto lo más importante. Su vida y su salud se convirtieron en prioridad. Después de un exhaustivo tratamiento, se encontraba libre de cáncer. Explicaba que su vida “pre” y “post” cáncer era muy diferente, que aprendió a mirar con otros ojos a la vida. Él declaraba que realmente su vida comenzó después del cáncer. Después de tener una enfermedad tan agresiva, donde cada día era un regalo, comenzó a ver que tenía todo para ser feliz. Él tenía todos los elementos que componían la felicidad, pero simplemente no los había querido ver. Cómo escribió Arjona, “Por estar concentrado en el cielo, se le olvidó que en el suelo se vive mejor.” Cerró su testimonio diciendo “No esperen a ser sobrevivientes del cáncer para vivir felices y agradecidos con TODO lo que ya tienen.”
No saben cuánto este testimonio me caló. Pensé para mi misma en cuanto nos limitamos a vivir, a sentir, a expresar porque estamos concentrados alcanzando cosas que creemos que necesitamos para ser felices y agradecidos finalmente. Siempre pensamos que las personas felices son las agradecidas, sin darnos cuenta que debemos ser agradecidos para ser felices. Tomamos por sentado nuestra familia, nuestros amigos y nuestras alegrías porque estamos a la espera de que siempre suceda algo mejor, sin saber que lo mejor nos está pasando frente a los ojos. Esperamos a estar enfermos para poder valorar la salud que teníamos. Solo realmente, cuando estamos al borde de perder algo, nos damos cuenta de lo maravilloso que es. 
Así que ayer decidí levantarme antes que el sol para mostrar mi agradecimiento a Dios. Decidí no esperar a estar enferma para ser agradecida. A expresar gratitud cada mañana al abrir los ojos, nombrando al menos cinco cosas sin las cuales no podría vivir. Empezar a declarar las bendiciones que espero en tiempo presente y a expresar a otros mi amor. Ya sea piropeándolos genuinamente, diciéndoles cuánto los amo, cuánto aprecio su presencia en mi vida y el aporte significativo que dejan en la mía. 
Así que aunque me moría por contarles de los deliciosos chícharos con bacon en una salsa que sabe a gloria, un pavo jugoso y un jamón de muerte lenta, decidí hacer consciencia sobre cuánto desestimamos las cosas por las que  debemos de estar agradecidos. Les cuento de lo agradecida que soy de poder tener una familia unida, fortalecida en Dios, amigos que hacen de mis días una aventura completa, de tener una salud impecable, un trabajo donde se busca día a día la justicia social y unos lectores de ensueño para mi Viernes de Nicole. 
Así que no esperen más, agradezcan ahora. No esperen a ser sobrevivientes. 
¡Feliz Viernes! 😊🙏🏼

Un comentario en “Thanksgiving (Sangivin)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s