DAR

Yo soy de las personas que cree que es mucho más bonito dar que recibir. A mi me encanta dar. Tal vez no doy grandes cosas o detalles enormes, pero siempre trato de que las personas se sientan agradadas. No es para mi un tema de quedar bien o que digan “¡Ay wow, se lució”, para nada. Es el tema de que la persona se sienta amada y que a través de ese pequeño gesto se cree un vínculo especial. Yo no espero reciprocidad ni me fijo, ni recuerdo “Yo le di tal cosa a fulanito y él no me dio nada.” Me gusta tanto dar y la manera de dar, que una vez por sorprender a alguien metí un pequeño detalle en 10 cajas, todas espectacularmente empacadas. Simplemente, así soy. Jamás doy a medias o te doy todito o no te doy nada.

Esta semana hablaba yo con una amiga que se llama Pao (menciono su nombre porque ella así me lo pidió y autorizó). Pao es una persona increíble, es buena, dedicada, humilde y la verdad, un amor. Sin embargo, ella ha estado pasando por una serie de eventos que la han hecho dudar de muchísimas cosas. Está siempre a la defensiva con ciertos temas y hay muchas cosas que no le cuadran. Mi amiga Pao, está a punto de emprender un viaje, que conllevará para ella muchísimos cambios positivos y hermosos.

Una persona a la cual ella conoció, tuvo un detalle muy hermoso con ella por el hecho de que ya se acerca su despedida. La persona le hizo llegar el detalle y la verdad que cada cosita fue muy linda, muy pensado. Cuando ella me mostró a mi los regalitos, yo exclamé, “¡Pao! ¡Qué belleza! Que lindo este señor que te tiene tanto aprecio. ¡Qué detalles más lindos!” Pao, aunque estaba agradecida, aunque todo le había encantado, no lo vio de la misma manera que yo. Me dijo, “Nicky esta como raro. A mi nunca me habían dado detalles así. No sé si le gusté al señor.” Yo sé que uno debe escuchar y no emitir juicio alguno, pero yo me enfadé. Me enojó tanto que ella se enfocara en lo negativo, que pensara mucho más allá de la fineza de la persona que se había portado tan lindo con ella. Creo que, sin que ella lo hiciera, me sentí juzgada porque yo soy de las que da. Pensé dentro de mi, “¿Será que todas las personas a las que yo les he dado pensarán que yo espero lo mismo o más a cambio?”

Me molestó muchísimo el comentario de ella. Le dije, “No todo el que da está esperando recibir algo a cambio. Dios nos pone personas buenas en la vida y a través de ellas nos muestra lo que merecemos.” Ella me explicó que ella está psicológicamente programada para pensar de esa manera y que tiene que “desaprender” ese hábito. En ese momento respiré y entendí, por milésima vez, que no todos los seres humanos somos ni vemos las cosas iguales. Que habemos unos que damos y nos parece lo más bello de este mundo y hay otros que simplemente no lo ven de esa manera.

Para mi, dar genera satisfacción. A mi me emociona pensar en qué voy a dar, de la manera que lo voy a hacer y mi único motivo es porque quiero y estimo a la gente. Para mi no se trata de tener un gesto monumental, se trata de crear una conexión humana, un “te aprecio, te quiero y te quiero sorprender.” Dar genera un bienestar en todos los seres humanos y no se hace por recibir algo a cambio. Es igual que que el chocolate o ciertos antojos, que al hacerlo inmediatamente nos pone de buenas.

Las personas a veces simplemente creemos que dando expresamos cariño, afecto y valoración. Jamás vemos o pensamos cosas contrarias. Entiendo de verdad puedan haber personas que no lo vean de esa manera, pero usualmente solo somos buenas personas tratando de hacer a las personas más felices porque ¿A quién no le gusta recibir algo lindo? Porque a mi si me dan un confite, yo soy feliz, lo disfruto y pienso, “Qué lindo detalle. Cómo se acuerdan de uno.”

La verdad para mi es muy difícil comprender por qué no todas las personas podemos verlo de esta manera. Sé que es irracional de mi parte no entender que las personas vemos, pensamos y sentimos diferente y sé que es algo en lo que tengo que trabajar. Pero sí quiero dejar algo claro en este Viernes de Nicole, y es que independientemente de las distintas maneras de pensar, yo creo que el sentido de la vida no es obtener todo lo que queremos, si no más bien saber compartir todo lo que tenemos y sabemos. Soy fiel creyente y practicante de dar sin recibir nada a cambio. Dar siempre es mucho mejor que recibir. Así que la próxima vez que les den alguno y sean como Pao, alégrense, disfrútenlo, que les aseguro que harán muy feliz a la persona que tuvo el detalle con ustedes.

¡Feliz Viernes! 😊

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s